Inicio PAÍSES Rafael Mendivil, embajador en Ankara: “Turquía es un país seguro y maravilloso”

Rafael Mendivil, embajador en Ankara: “Turquía es un país seguro y maravilloso”

Compartir
Diplomáticos, secretarios de Estado y personalidades participantes en el Encuentro sobre Turquía - Foto: María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo
Turquía es un socio prioritario para España, con quien comparte valores y lazos sentimentales que favorecen unas excelentes relaciones comerciales y de hermandad entre ambos pueblos, pese al gran desconocimiento mutuo que todavía separa a sus ciudadanos. Con el propósito de acercar a ambos pueblos desde el conocimiento social, cultural y económico, Casa Mediterráneo ha organizado la “Semana Cultural Turca” del 7 al 13 de mayo, que incluye un foro empresarial y actividades de cine, danza, música, cocina y literatura.

Con motivo de este evento, la Revista Casa Mediterráneo ha entrevistado a algunas de las personalidades que se han dado cita en este importante encuentro.

 Rafael Mendivil, Embajador de España en Turquía 

Turquía es un país fundamental en todos los sentidos. Es miembro de la OTAN, candidato a la Unión Europea, en una zona geográfica extremadamente sensible y de un enorme interés para todos nosotros, para todos los socios de la UE, los socios de la coalición occidental y, sobre todo, para España, ya que es nuestro cuarto cliente después de la UE y EE.UU.

¿Por qué hay este gran desconocimiento en España sobre Turquía? ¿Por qué hay tantas reticencias en la UE para admitirlo como miembro?

El desconocimiento es mutuo. Allí también nos conocen poco. Tienen gran interés por el español y, desde luego, por el fútbol. Y los españoles tienen una gran confusión acerca de lo que es Turquía, fundamentalmente pensando que es un país árabe, lo que molesta enormemente a los turcos, sin que tengan nada contra ellos, al contrario son muy amigos. El interés es fundamental para todos nosotros, sobre todo por la estabilidad. La estabilidad de Turquía afecta directamente a la estabilidad de Occidente y de la Unión Europea.

La UE se halla en una situación de cierta confusión, reestructurándose, con el Bréxit que no se acaba de definir… y tendrá que reformular sus planteamientos, precisamente el de la adhesión de nuevos miembros, entre ellos Turquía, que entre diversos países suscita determinadas reticencias; algunos de los cuales claramente han solicitado que se le excluya de la posibilidad de ingresar en la Unión Europea.

Ellos persisten, llevan mucho tiempo intentándolo, están cansados y decepcionados, pero todos estamos esperando el resultado de las próximas elecciones en Turquía, el 24 de junio, que supondrán un cambio de estructura del régimen, que pasará de tener carácter parlamentario a presidencialista y, naturalmente, con cambios sustanciales que afectarán (estoy convencido) al planteamiento que se pueda hacer de cara a su adhesión a la Unión Europea.

Turquía está recibiendo a muchos inmigrantes de la región y a un enorme número de refugiados de Siria, lo que supone un gran esfuerzo económico para el país. ¿Cómo está viviendo el país esta llegada masiva de personas, sobre todo de refugiados sirios?

Actualmente, Turquía tiene 3,5 millones de refugiados sirios dentro de sus fronteras, y además ha recibido a otros 300.000 paquistaníes, bangladeshíes, de Extremo Oriente,… El gran esfuerzo de acoger a esta gente, que constituye un ejemplo de enorme hospitalidad y generosidad, lo lleva Turquía fundamentalmente. La Unión Europea ha prometido en dos paquetes, en cuatro años, 6.000 millones. Turquía afirma que ya se ha gastado 30.000 millones de dólares, lo que quizás sea un poco exagerado, pero desde luego al menos 20.000 millones de dólares seguro que los habrá destinado

Los turcos son muy hospitalarios y generosos y lo están aceptando, aunque empiezan a surgir, naturalmente, reticencias en algunos sectores porque creen que se está tratando mejor a los refugiados sirios que a la gente más desfavorecida de su propio país. Pero, en fin, el balance es que resulta admirable la labor que Turquía está haciendo con esta gente, que está evitando además que este tipo de inmigración se dirija hacia nuestras fronteras y a las de la Unión Europea.

El yihadismo es un grave problema, tanto para Turquía como para el resto del mundo. ¿Cómo está conteniendo el país al yihadismo que está entrando dentro de sus propias fronteras?

Una vez más, Turquía es frontera con el yihadismo, tanto en un sentido como en otro. Cada vez hay menos foreign figthers (combatientes extranjeros) que se incorporan a la lucha de la Yihad en territorio sirio; pero también tienen la frontera con el yihadismo, con Siria, de donde los terroristas intentan ir a Europa o a la propia Turquía. El país hace una labor importante de filtro, impidiendo la llegada de muchísimas personas de otros países europeos aunque también de EEUU y procuran mantener impenetrables sus fronteras, lo que es francamente difícil porque estamos hablando de una frontera de 911 kilómetros, con lo cual algunos se cuelan. Pero también está la segunda parte: la cooperación internacional en materia de lucha contra el terrorismo, en la que España mantiene una excelente relación, así como con otros países de la Unión Europea.

¿Cómo está afectando el terrorismo a la llegada de turistas a Turquía? ¿Está remontando el turismo tras el parón que ha sufrido? ¿Los turistas españoles están recuperando la confianza en la seguridad en el país? Ahora hay más turistas árabes que europeos en Turquía…

El turismo, a raíz de una serie de atentados que se produjeron, y fundamentalmente el Golpe de Estado del 15 de julio de 2016, el turismo europeo descendió de una manera dramática; el español registró una bajada de más del 60%. En la actualidad está regresando el turismo europeo, que ha sido sustituido en gran parte por el turismo de Extremo Oriente y árabe, de Arabia Saudita y países del Golfo. Realmente es una situación que debería de corregirse en el sentido de que hoy en día Turquía no es más inseguro que cualquier país europeo.

Desde el 1 de enero de 2017 no se ha producido ningún atentado en Turquía, con lo cual la sensación de seguridad está ahí, aunque psicológicamente costará que la gente vaya volviendo, aunque lo está haciendo poco a poco. Es un país maravilloso desde un punto de vista turístico, sin lugar a dudas.

España es un socio importante para Turquía y viceversa, con grandes lazos entre ambos países. ¿Como puede ayudar España a Turquía a entrar en la UE y cómo puede Ankara ofrecer oportunidades a Madrid en el comercio exterior?

Las relaciones comerciales son excelentes. Tenemos un comercio bilateral de 12.000 millones de euros, que es una barbaridad; comparativamente está al nivel de Francia, lo que supone un éxito de nuestros empresarios españoles, que están trabajando muy bien, y también de los turcos, que tienen un alto nivel de competitividad. En ese sentido, las cosas marchan de maravilla.

Yo distinguiría dos niveles en las relaciones de España con Turquía. Uno, el bilateral, excelente, donde es difícil encontrar problemas y fácil hallar muchos puntos de entendimiento; y el otro, el de la Unión Europea, en el que España, lógicamente, es un fiel aliado de sus socios. Las relaciones de la UE con Turquía, actualmente, yo me atrevería a decir que están prácticamente congeladas.

España, dentro de sus posibilidades, intenta y con cierto éxito que  no se cierren las puertas. Nuestra labor está en que algunos intentos de romper esa relación de posibilidad de adhesión de Turquía a la Unión Europea no prosperen y las puertas se mantengan abiertas. Vamos a esperar al resultado de las elecciones del 24 de junio, con los cambios de todo tipo que se van a producir y ver si eso puede suponer un impulso para reiniciar un diálogo más efectivo y positivo que el que existe actualmente.

 Ömer Onhon, Embajador de Turquía en España 
Rafael Mendivil, embajador en Ankara: "Turquía es un país seguro y maravilloso" en ACTUALIDAD PAÍSES
Ömer Onhon, Embajador de Turquía en España – Foto: María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

¿Cuál es el objetivo de estas jornadas centradas en Turquía?

Éste es un evento organizado por Casa Mediterráneo, dentro de un programa dedicado a profundizar en los países del Mediterráneo. Turquía participa al ser uno de los países más grandes de la región. Nuestro objetivo es informar de la situación política, asuntos económicos y culturales relativos a Turquía, así como de las relaciones entre mi país y España.

 Marisa Poncela, Secretaria de Estado de Comercio del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad 
Rafael Mendivil, embajador en Ankara: "Turquía es un país seguro y maravilloso" en ACTUALIDAD PAÍSES
Javier Hergueta, director de Casa Mediterráneo; Marisa Poncela,  Secretaria de Estado de Comercio; y José Miguel Saval, Subdelegado del Gobierno en Alicante

Estas jornadas lo que tratan es de facilitar un entorno de encuentro entre empresarios para conocer mejor otro país, por la mañana, y una sesión vespertina centrada en la parte cultural y social, con el fin de conocer la nación en toda su dimensión. Este tipo de encuentros es muy útil porque a veces creemos que, teniendo tanto acceso a la información, todo se sabe, pero precisamente estamos tan desbordados por ese exceso que si no te lo cuentan, si no te la traen a casa, es difícil que la realidad de un país como Turquía esté al alcance de todo el mundo.

¿Qué mensaje han querido transmitir desde su Ministerio?

Las relaciones con Turquía son muy buenas, el país ha estado creciendo en los últimos años por encima del 7% y, por tanto, hemos visto que eso ha empujado de manera importante nuestras exportaciones allí, con tasas de crecimiento muy por encima del incremento del comercio mundial en general, lo que es una tónica generalizada de las exportaciones españolas y especialmente con Turquía.

Y ahora, además, el país ha puesto en marcha un plan de inversiones a 2023, que va a abrir muchas oportunidades para empresas españolas, del ámbito de las infraestructuras, de las energías renovables, del sector ferroviario, de bienes de equipo… Tenemos que ayudar a dar a conocer esas licitaciones que van a salir a futuro en Turquía porque habrá muchas empresas españolas que podrán participar en esos proyectos.

En estos momentos están congeladas las relaciones entre Turquía y la Unión Europea en cuanto a la futura integración del país en la UE. Los turcos se encuentran en una situación de incertidumbre, ante las reticencias europeas al respecto, y con el Bréxit de Reino Unido en marcha. ¿Esto podría afectar a las relaciones comerciales?

No. Las relaciones comerciales están siendo muy buenas gracias a la Unión Aduanera. Ésta permite una bajada de aranceles que facilita, sobre todo en el ámbito de los productos industriales, que las empresas sean más competitivas, al verse eximidos de pagar esas tasas. Las relaciones entre la UE y Turquía son buenas; normalmente cuando inicias una negociación, éstas pasan por muchísimas vicisitudes, llevan muchísimos años, suben, bajan… y se ven afectadas por todo lo que sucede en el entorno. Con lo cual, lo único con lo que nos tenemos que quedar es que sigue habiendo un magnífico entendimiento entre la Unión Europea y Turquía.

El Embajador de Turquía en España lamenta que, a nivel internacional, su país suele tener mala prensa. Los medios de comunicación en general sólo publican noticias negativas lo que, unido a los atentados terroristas que ha habido hace unos años, ha perjudicado su imagen exterior y ha hecho mella en el turismo occidental. ¿De qué manera este tipo de encuentros y la política exterior española pueden revertir esta imagen?

Yo creo que todo lo que sea conocernos mejor siempre favorece las relaciones entre las personas, las empresas y los gobiernos. Este tipo de jornadas lo que hace es aproximarte la auténtica realidad de un país. Nosotros hemos pasado también vicisitudes en el pasado y las cosas no se ven igual cuando estás en el lugar como cuando las lees en la prensa, porque no estás palpando la auténtica realidad. Creo que hay que hacer muchas más jornadas de este tipo para conocer países que además son amigos, socios y con los que hemos tenido y seguiremos teniendo muy buena relación.

El Embajador también ha destacado que Turquía no es un país árabe, aunque la mayor parte del mundo occidental así lo crea, por desconocimiento, quizás por su situación geográfica. ¿Los españoles tienen también esa idea?

A nosotros, en épocas en las que teníamos problemas de atentados, desde fuera pensaban que un atentado en San Sebastián afectaba a la vida en Alicante, y todos sabíamos en España que eso no era así. Eso nos pasa en todos los países.