Inicio CINE Mercedes Giovinazzo: “Hay que dar a las mujeres todos los medios para...

Mercedes Giovinazzo: “Hay que dar a las mujeres todos los medios para que puedan aflorar y adquirir más relieve en la sociedad”

Compartir
Mercedes Giovinazzo - © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo
Durante dos días, el 27 y el 28 de septiembre, Casa Mediterráneo ha acogido unas jornadas sobre Igualdad de Género y Sector Audiovisual en el Mediterráneo Sur. El encuentro, organizado por el proyecto SouthMed Wia (Women in Audiovisual in the Southern Mediterranean), cofinanciado por la Unión Europea, explora la situación de la mujer en el sector audiovisual en siete países del sur del Mediterráneo -Marruecos, Túnez, Líbano, Jordania, Palestina, Egipto y Argelia, donde presta apoyo a entidades locales para potenciar el papel de las féminas en diversas profesiones vinculadas con el mundo cinematográfico.

En una entrevista concedida a la Revista Casa Mediterráneo, Mercedes Giovinazzo,directora de la Fundació Interarts, líder del consorcio que gestiona este fondo europeo, nos explicó los pormenores del proyecto SouthMed Wia y la importancia que tiene incluir la mirada femenina en los productos audiovisuales para el desarrollo de una sociedad.

¿Por qué apenas se conoce en España el cine que se hace en el Mediterráneo, y en particular el realizado por mujeres?

Ésa es una pregunta que no debe hacerme a mí. Me explico: yo no soy una especialista del sector audiovisual, sino una usuaria de cine y de productos audiovisuales en general. Lo que nos ha traído aquí es un proyecto de cooperación financiado por la Unión Europea que da apoyo a proyectos llevados a cabo por entidades en el Sur del Mediterráneo, en concreto siete países. Somos el líder del consorcio que gestiona este fondo y los que coordinamos a nuestros socios, que son especialistas en el sector audiovisual.

Sin embargo, para contestar a su pregunta, en términos absolutos considero que habría que potenciar mucho más la cooperación Norte-Sur del Mediterráneo de lo que se hace hoy en día. Hay muchísimos puntos de encuentro y cosas en común, sin ir más lejos el Mediterráneo, nuestro mar común, con siglos de intercambio, y parece paradójico que realmente en ciertos sectores como el del audiovisual y la cinematografía no se conozca suficientemente bien lo que se hace en estos países. Mi experiencia es que hay una riqueza increíble, unos profesionales excelentes y lo único que se necesita es proporcionarles el apoyo para que puedan emerger e ir más allá de sus ámbitos territoriales de actuación.

Pese a la proximidad de los países mediterráneos, la sociedad española conoce mucho mejor la cinematografía de Estados Unidos y de otras regiones más lejanas. ¿Cuáles son las razones?

Es el efecto perverso de la globalización. Efectivamente, hay unos intereses comerciales. Estamos hablando de una industria y esto cae por su propio peso. La fuerza comercial de producción y de distribución no está en aquéllos que son focos alternos. Lo que intenta este proyecto es dar a apoyo a proyectos que van a analizar y tratar la presencia de la mujer en el sector audiovisual, tanto como profesionales (formación, red, capacitación…) como realizar un análisis de los estereotipos y la imagen de la mujer que los productos audiovisuales y cinematográficos vehiculan a la sociedad. Nos focalizamos sobre eso, quiero dejar claro que no estamos dando apoyo a la producción de películas.

Otro tema importante que inhibe la llegada de estos trabajos más allá del propio ámbito territorial es que los países en los que se realizan no tienen unas políticas de apoyo suficientemente estructuradas para que se pueda dar ese empujón necesario encaminado a que puedan producir, distribuir… siempre, desde nuestra perspectiva, con un enfoque de género. La producción audiovisual y cinematográfica, más allá de su valor estético y de contenido, tiene un valor enorme de cara a la sociedad. Por ello, es muy importante qué tipo de conciencia se tiene al trabajar en este sector, en este caso en la cuestión de equidad de género, y cómo se vehicula esa imagen a partir de un producto audiovisual.

Mercedes Giovinazzo: "Hay que dar a las mujeres todos los medios para que puedan aflorar y adquirir más relieve en la sociedad" en CINE
Mercedes Giovinazzo, directora de la Fundació Interarts – © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

¿Qué aporta la mirada femenina para combatir estereotipos arraigados, tanto en el exterior como dentro de la propia sociedad?

Tendemos a olvidar que las mujeres somos un porcentaje mayoritario de la población, que tenemos un rol en la sociedad importantísimo, somos estructurantes, como los hombres, de las sociedades en las que nos movemos. Intentar esconder esa parte es imposible. Hay que dar a las mujeres, a las jóvenes y a las niñas, todos los medios para que puedan ir aflorando y adquiriendo más relieve en la sociedad para que no se queden bajo el radar, haciendo un trabajo en la semi-oscuridad.

Se trata de decirles: ¿Te quieres dedicar a una profesión en el sector audiovisual? ¿Eres una mujer? Lo puedes hacer y debes hacerlo porque tienes una responsabilidad contigo misma, pero también con la sociedad, porque tu aportación, la mirada femenina, complementa el punto de vista masculino. Es un enriquecimiento mutuo, yo no lo veo como una batalla, sino como un tejido complejo que hay que construir, cada cual con sus aportaciones. ¿Dónde hay que invertir para que una sociedad progrese realmente?

En la educación de las niñas.

Exactamente, ésa es la respuesta. En la educación en términos generales, pero en particular en la de las niñas. Hay que darles los medios para que sean conscientes de lo que pueden hacer, de cómo pueden gestionar de manera constructiva su vida desde un punto de vista de derechos sexuales y reproductivos, que sean capaces de afrontar la maternidad de una manera constructiva… La vida no tiene por qué acabarse para una mujer cuando se casa o tiene hijos.

Aunque aún no se ha hecho público, en el ámbito de este proyecto hemos producido un documental hecho por uno de nuestros socios, la Escuela Superior de Cine y de Audiovisual en Túnez, con jóvenes egresadas de sus grados y es muy interesante escucharlas. No nos damos cuenta de que en estos países las mujeres no sólo existen, sino que además son muy modernas y valientes. En los últimos 50 años de la historia de estos países del Sur del Mediterráneo ha habido mujeres que han tenido roles importantísimos en la cultura, en la política, en la empresa… Ahora hay muchas más y son pesos pesados, que no tienen que envidiarle nada a nadie. Aquí se trata de invertir en una parte de la sociedad -las jóvenes profesionales- que en los próximos diez, veinte o treinta años realmente pueden incidir y marcar una diferencia.

¿En qué consiste exactamente el proyecto SouthMed Wia?

SouthMed Wia lo implementamos un consorcio de cinco socios. Contamos con 650.000 euros que hemos destinado a financiar ocho proyectos en el Sur del Mediterráneo. Uno de ellos me parece muy interesante para ilustrar aquello de lo que estamos hablando. Se trata de diez pastillas consistentes en diez entrevistas diarias con una mujer que trabaja en el sector audiovisual en diferentes países con el fin de mostrar lo que ha conseguido, lo que no, los obstáculos, sus anhelos… El objetivo de estas pastillas es difundirlas en plataformas de distribución de Internet para que estas mujeres puedan ser unos role models (modelos a seguir) para las jóvenes que eventualmente quieran entrar en el sector audiovisual.

Hay un altísimo nivel de concienciación del rol de la mujer en la sociedad de los países del Sur del Mediterráneo, mucha sed de saber, una gran necesidad de cooperar… y nosotros, como europeos, estamos aportando un granito de arena para dar apoyo a estas mujeres en pro de su futuro profesional. Un último tema que me parece interesante es que nosotros, los europeos, estamos acostumbrados a cooperar. Nuestros jóvenes se sienten mayoritariamente europeos y cruzar una frontera no es complicado, ya no tenemos que enseñar un pasaporte, ni cambiar una moneda. Pero en los países del Sur del Mediterráneo, muchas veces resulta más fácil ir a Francia, España o Alemania que colaborar entre ellos porque la movilidad Sur-Sur es complicada. Por ello, a través de un proyecto como éste y gracias a la financiación de la UE lo que se permite es que se produzca la cooperación Sur-Sur. Los ocho proyectos que hemos financiado son todos en colaboración, los lidera una organización en Túnez que colabora con otra en Egipto, una entidad en Palestina que coopera con Jordania y Líbano.

En el evento celebrado en Casa Mediterráneo hemos reunido a los beneficiarios de la segunda convocatoria, cinco proyectos, a dos representantes por proyecto, que proceden de los siete países beneficiarios del Sur del Mediterráneo. Esto es fomentar la cooperación, el intercambio de conocimientos mutuos y el trabajo en red. Un elemento que me gustaría destacar es que este proyecto va a finalizar en abril de 2019 con una conferencia que tendrá lugar en Marruecos en la que no sólo presentaremos los resultados del mismo, sino que también lanzaremos una red de mujeres profesionales del sector audiovisual, porque consideramos que la cooperación es un elemento sustancial para invertir en desarrollo y proporcionar los instrumentos para el avance individual y social.

¿Qué países se benefician de este proyecto?

Marruecos, Túnez, Líbano, Jordania, Palestina, Egipto y Argelia. Siete países del Sur del Mediterráneo, entre los que no hemos incluido a Siria, ni a Libia, por razones obvias.

¿Podría afirmarse que hay un movimiento imparable entre las mujeres del Sur del Mediterráneo para abrirse camino en el sector audiovisual?

Creo que sí. Puede haber dos pasos adelante y uno atrás, pero el proceso es imparable. Lo podemos comparar con una situación que se produce actualmente en Europa, donde hay movimientos nacionalistas encaminados al cierre, pero a la vez, jóvenes que han nacido alrededor del año 2000, que tienen unos 20 años, y no tienen problema en desplazarse a otros países para estudiar o trabajar. Los movimientos no siempre son lineales pero sí, como usted dice, imparables.

Hablando del Sur del Mediterráneo, una gran parte de la población femenina se ha formado con mujeres que han tenido roles importantes, que les han abierto los horizontes y les han permitido formarse tanto en casa como en el extranjero. El nivel de concienciación que hay de esta responsabilidad cívica y política es muy alto. Hay que capitalizar sobre este potencial, que es el que luego permite que el proceso sea constructivo.

Para salvar obstáculos y unir fuerzas, ¿cómo se organizan las mujeres en los países del Sur del Mediterráneo?

La Unión Feminista de Egipto es una organización potentísima. En Túnez hay una asociación de mujeres emprendedoras. Existen plataformas accesibles por Internet, financiadas por fondos europeos públicos y privados, de mujeres emprendedoras en el sector cultural y creativo. En Palestina, donde la situación es sumamente complicada, hay proyectos y entidades que no tienen nada que envidiar a los países europeos. Hay un fermento, aunque es necesario escarbar para encontrarlo. Yo me quedaría con esto: Las condiciones son duras, pero siempre tiran adelante.

Además, entidades de educación superior especializadas en el sector audiovisual tienen un elevado porcentaje de mujeres entre sus estudiantes, que no sólo escogen profesiones que se suponen más “femeninas”, sino otras con tradicional presencia masculina como técnicos de sonido, de imagen… Hay un creciente número de mujeres pioneras, que se quiere dedicar a profesiones hasta hace poco reservadas al ámbito masculino, a las que es preciso otorgar el reconocimiento que merece.

Más información sobre el Proyecto Southmed Wia, en su página web