Inicio TEATRO Guillermo Heras: “En España tenemos una de las más fuertes corrientes de...

Guillermo Heras: “En España tenemos una de las más fuertes corrientes de dramaturgia contemporánea”

Compartir
Guillermo Heras - © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo
El actor, director teatral, dramaturgo, gestor teatral y editor español, Guillermo Heras, dirige desde sus inicios, hace 26 años, la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos, un prestigioso certamen que atrae a Alicante a reputados dramaturgos e intérpretes del panorama nacional y que este año comienza una fructífera colaboración con Casa Mediterráneo. Heras nos detalla en qué va a consistir esta nueva alianza con la institución diplomática, que apuesta con fuerza por las artes escénicas.

¿En qué consiste la incipiente colaboración de la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos y Casa Mediterráneo?

Habría dos planos de colaboración. El más profundo tiene que ver con la propia relación que a partir de este año la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos va a tener con Casa Mediterráneo. Luego ya, en mi condición de director y pedagogo, aunque está relacionado también con la Muestra, vamos a iniciar un proyecto de taller abierto con propuestas para todas las personas a las que, en Alicante, les pueda interesar el tema teatral, tanto desde la interpretación como desde la escritura o cualquiera de los oficios que tienen como eje la tragedia griega y la relación con el Mediterráneo.

Hoy (6 de julio) es la última sesión de esta primera fase, que va a continuar en la segunda semana de septiembre, conmigo como coordinador del taller y 14 integrantes. En una fecha, aún por determinar, de septiembre haremos una muestra pública de lo que hemos estado investigando. Ésta es una de las líneas de las que hemos ido hablando con Javier Hergueta (director de Casa Mediterráneo), que tiene que ver también con el amor por el teatro, que ha mantenido además este año con Jesús Prieto a través de los talleres de artes escénicas. Y la idea es que podamos seguir teniendo en Casa Mediterráneo una relación vinculada a la formación, la experimentación y la investigación.

Ése sería el tema por el que estoy aquí ahora, pero ya desde hace tiempo, venimos hablando de una relación mucho más directa con los propósitos de la Muestra, que tenemos que ver cómo coinciden con una experiencia tan concreta como es Casa Mediterráneo y los países que pueden intervenir. Nuestra Muestra es nacional, de grupos y compañías del Estado, y dispone de una característica muy específica: es sobre los autores españoles vivos, por lo tanto, hemos buscado fórmulas para poder colaborar en este sentido.

De momento, se están concretando en cuestiones muy prácticas, como el hecho de que la inauguración de la Muestra la vamos a hacer en este recinto, con un espectáculo muy bonito a cargo de la compañía Visitants de la Comunidad Valenciana, con lo cual el espacio de la propia Casa se une a los espacios que ya tiene la Muestra habitualmente. La otra cuestión es que la Casa va a hacer una residencia para que un traductor esté aquí durante un tiempo traduciendo a un autor español a una lengua del Mediterráneo.

Y la tercera vía que estamos explorando es la posibilidad de que Casa Mediterráneo, dentro de un encuentro de traductores que ya es tradicional en la Muestra, invite a algún traductor. Ésta sería la primera fase de este año 2018, que tras la celebración de la Muestra, a principios de noviembre, proseguirá con la idea de establecer una agenda para 2019, explorando ideas como un encuentro de dramaturgas del Mediterráneo, un proyecto que aún no está concretado, invitación a creadoras y creadores del ámbito escénico para que puedan ofrecer talleres a lo largo del año…

Como director de escena, creo que este espacio, que es difícil desde el punto de vista de la convención de un teatro a la italiana, tiene unas posibilidades enormes para hacer un tipo de espectáculo diferente, desde itinerante hasta la utilización de la propia sonoridad. Lo veo sumamente interesante y se nos abren grandes posibilidades que van en la línea de la Muestra en los últimos años: la celebración de actividades paralelas, que hacemos con el IAC Juan Gil-Albert, Las Cigarreras… La economía de la Muestra es limitada y disponer de más socios nos proporciona mayor sostenibilidad.

¿Qué tipo de actividades paralelas organiza la Muestra? 

Guillermo Heras: "En España tenemos una de las más fuertes corrientes de dramaturgia contemporánea" en ACTUALIDAD ARTES ESCÉNICAS TEATRO
Guillermo Heras – © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

El año pasado tuvimos un taller sobre la memoria de Las Cigarreras, no sólo sobre el edificio; trabajamos con una serie de autores de la Comunidad Valenciana, fundamentalmente alicantinos, e hicimos un proyecto que se concretó en una lectura dramatizada durante la Muestra. Cuatro de esos fragmentos van a leerse durante los meses de septiembre y octubre, y en noviembre, dentro de la Muestra, el que el jurado elija como mejor texto va a estar integrado como lectura dramatizada.

Por eso, fundamentalmente los trabajos con estos espacios de la Diputación y el Ayuntamiento tienen que ver sobre todo con temas de formación o con la escritura, pero no con la Muestra de espectáculos. Afortunadamente, ahora mismo tenemos un eje de acción con el Teatro Principal, el Arniches y la Muestra, donde compartimos absolutamente planificación para que aquellos espectáculos que no puedan venir al certamen se puedan incluir en la temporada regular de estos espacios, de tal manera que tanto Paco Sanguino (director del teatro Principal) como Alicia Garijo (responsable del Arniches) son asesores de la Muestra y eso nos permite unas dinámicas muy interesantes con perspectivas diversas.

¿Qué tipo de público asiste a la Muestra de Teatro?

Todo tipo. Alicante tiene una fortaleza enorme desde la perspectiva de la gestión y reside en la gran cantidad de espacios teatrales que hay para el número de habitantes que tiene, desde un teatro emblemático como es el Principal a uno tan grande como el Paraninfo de la Universidad, el Teatro Arniches o el Aula de Cultura de la CAM, con la que afortunadamente este año reanudamos la colaboración con la sección infantil. De este modo, podemos segmentar el público. En Las Cigarreras hay espectadores más jóvenes, que quieren ver nuevas experiencias; mientras que en el Principal el público es más proclive al teatro tradicional, de actores conocidos.

Lo bueno que tiene la Muestra es que como programa en torno a 23 ó 24 espectáculos, ofrece una gama lo suficientemente abierta para que cada ciudadano pueda elegir dos o tres espectáculos que sean de su agrado estilístico. Nuestro público en un principio era de edad media, pero cada vez hemos ganado más en público mayor y joven. La sección de teatro infantil está enfocado a niños y niñas de institutos de la provincia, para los que habilitamos autobuses facilitándoles así el desplazamiento. En Clan Cabaret el público es más específico, de trasnoche, al que le gusta tomar una copa escuchando un texto distendido. Nuestra pretensión, como equipo de la Muestra, es ofrecer una alternativa muy amplia a todo tipo de espectadores.

En esta época en las que las opciones de ocio son inmensas, ¿el teatro sigue teniendo la fuerza suficiente de atracción frente a los canales a la carta de series de TV, Internet y toda la oferta que presentan las nuevas tecnologías?

Estoy convencido de que sí porque, por ejemplo, siempre hay un dato que son las estadísticas de asistencia. Después del momento álgido de la crisis, en el que la gente no podía ir por un problema económico, los números nos señalan que otra vez el teatro está estable. Es evidente que el teatro actual no es el mismo que en el Siglo de Oro español o en el siglo XIX, donde era la única forma de diversión.

Al teatro lo mataron cuando comenzó el cine, dijeron se que iba a acabar; luego mataron al cine y al teatro con la televisión, y hoy ésta es el vivero mayor del cine; el teatro además se ha reconvertido, hay espectáculos en las grandes ciudades donde, por ejemplo, los musicales tienen índices altísimos de asistencia… Las salas alternativas, aunque hacen un teatro minoritario, tienen su público. La Compañía Nacional de Teatro Clásico, el Centro Dramático Nacional, nuestros teatros públicos… han aumentado el público y a veces hasta es muy difícil encontrar una entrada. Por lo tanto, insisto, no es el gran espectáculo de masas que fue en su momento, pero yo creo que el teatro va a ser muy difícil que desaparezca, aunque sea con un núcleo de ciudadanos va a mantenerse.

En estos momentos, en España tenemos una de las más fuertes corrientes de dramaturgia contemporánea. La aparición de un núcleo de mujeres fantásticas que están escribiendo con una fuerza… sobre temas que tienen que ver con la memoria histórica o con los problemas actuales. Autores que no conocemos del todo porque son de comunidades como Extremadura, Andalucía, Galicia o el País Vasco, donde ahora no es tan fácil hacer giras como en otro momento, pero a los que conozco porque por mi trabajo me muevo por todo el país, puedo asegurar que estamos en una edad de plata de esa dramaturgia. En cuestión actoral, tenemos un país muy fuerte desde el punto de vista de la calidad de las actrices y los actores.

Creo que al teatro lo que le ha pasado en los últimos tiempos es que ha estado muy debilitado por las acciones de los gobiernos, tanto nacional, como autonómicos como locales, que bajo este mantra de la crisis dejaron de apoyar el teatro. Ahora ya se vislumbra una cierta recuperación. Precisamente hoy se nombra a la nueva directora general del INAEM, que tiene ante sí el reto fundamental de agilizar los mercados, tanto para el teatro más comercial como para el más alternativo. Y eso se hace con un tipo de gestión ala que denomino “creando tejido”.

Ten cuenta que tenemos en España más de 900 teatros públicos, de ayuntamientos, diputaciones y cabildos que crean la Red de Teatros Públicos y Auditorios, que ha estado sin una actividad normalizada durante mucho tiempo. Sólo con agilizar de nuevo las giras, cambiar el criterio de subvención puntual a un tiempo de tres o cuatro años por medio de contratos volveríamos a tener un teatro que no se perciba como un sector en crisis, aunque no pueda competir con el cine, el musical de gran formato, los conciertos de rock o el fútbol, sino como un espectáculo  con un público ávido de experiencias en vivo.

Más información, en la web de la Muestra de Teatro