Inicio FOTOGRAFÍA Imane Djamil: “Mi proyecto ‘Copias dobles, autorretratos en espacio(s)’ es un reflejo...

Imane Djamil: “Mi proyecto ‘Copias dobles, autorretratos en espacio(s)’ es un reflejo del paisaje de mi estado de ánimo”

Compartir

Imane Djamil, una joven y prolífica fotógrafa marroquí que se ha formado a sí misma basándose en su cámara e inquietudes artísticas, que la han llevado a salir de su Casablanca natal para vivir en grandes ciudades como París o Los Angeles, y a viajar a lugares como Bosnia para captar la poética de los paisajes y de la vida que subyace a las apariencias, participa en las Residencias Creativas de Casa Mediterráneo a lo largo de este mes de agosto. Djamil, además de relacionarse con profesionales del sector y de dar rienda suelta a su cámara en Alicante, expone estos días algunas de sus imágenes sobre la ciudad en la sede de la institución diplomática.

En una entrevista concedida a la Revista Casa Mediterráneo, la autora nos cuenta cómo fueron sus inicios en el mundo de la fotografía y las ideas que encierran sus sugerentes instantáneas.

Comenzó en el mundo de la fotografía cuando era muy joven, con tan solo 15 años. ¿Cómo surgió en usted esta afición que acabaría convirtiéndose en su profesión?

Cuando era una niña me encantaba hacer fotografías y hubo un momento, alrededor de los 12 años, en el que pasaba mucho tiempo en Internet. De forma simultánea, estaba deprimida, y no quería salir ni hacer otra cosa que navegar por la Red. Entonces, me trasladé a otra zona de la ciudad, donde había fotógrafos que captaban a gente en la calle, en zonas urbanas o en la naturaleza. Eran trabajos muy creativos e imaginativos y me inspiraron para hacer cosas bonitas o alocadas.

Fue así como comencé a hacer fotografías, en Casablanca. En esa época no tenía una buena cámara, pero tras un par de años me hice con una y creé mi propio blog. En esos momentos, los blogs más populares en Marruecos prácticamente sólo se dedicaban al mundo de la moda. Fue así como decidí dedicarme a la fotografía de forma profesional.

¿Cómo fue su aprendizaje en el ámbito de la fotografía?

Aprendí de forma autodidacta, tomando imágenes. Nunca estudié fotografía. Dejé los estudios cuando terminé el instituto y me puse a trabajar. Pero de cara al próximo curso me he matriculado en la universidad para estudiar Bellas Artes en Marsella.

Imane Djamil: “Mi proyecto ‘Copias dobles, autorretratos en espacio(s)’ es un reflejo del paisaje de mi estado de ánimo” en DESTACADOS FOTOGRAFÍA
Imágenes realizadas por Imane Djamil

Sus fotografías resultan evocadoras y poéticas. Muestran amplios espacios en los que aparece una persona, a solas en medio de la naturaleza o de construcciones antiguas abandonadas. ¿Qué pretende transmitir con estas imágenes?

Actualmente tengo en marcha este proyecto, llamado “Copies doubles, autoportrait en espace(s)”, que podría traducirse como “Copias dobles, autorretratos en espacio(s)”. Se trata de autorretratos con los que muestro mi interés en los paisajes urbanos, en ruinas… Cuando comenzó mi interés hacia estos espacios no fue especialmente por su propio valor histórico, sino por cómo podían servirle a mi propio trasfondo emocional. De modo que empecé este proyecto como reflejo del paisaje de mi estado de ánimo. Mezclo las líneas de mi realidad y la realidad de los lugares.

Lo inicié cuando descubrí un lugar llamado Tarfaya, una ciudad al sur de Marruecos (donde el escritor Antoine de Saint Exupery vivió durante 18 meses mientras trabajaba para la compañía francesa Aéropostale). Es una población sahariana, con dunas, el océano y las ruinas que dejaron los españoles en el siglo XX. Los españoles la habían ocupado y los británicos se habían establecido con fines comerciales. Ambos construyeron bastantes edificios y ahora es como una ciudad fantasma, con unos pocos habitantes, pero estancada en el tiempo, llena de ruinas. Este lugar genera una especie de poesía loca.

Fue así como comencé este proyecto. Y después lo continué en Sarajevo, Bosnia, una gran ciudad que ha vivido una guerra muy reciente; todavía se pueden ver los agujeros de las balas y las bombas en los edificios. Fui allí sin un propósito concreto, pero me quedé durante un tiempo, porque conocí a mucha gente que hacía cosas muy diferentes. Descubrí una ciudad que era como un cuerpo destruido cuyos órganos todavía siguen vivos. La primera vez que vi una obra de teatro fue en Bosnia; no entendía el idioma, pero era muy bonita. Allí todo tiene lugar bajo la tierra, bajo el paisaje urbano.

En estos momentos expone algunas de sus fotografías en Casa Mediterráneo. ¿Qué muestran estas imágenes?

Se trata más de un encargo que de una exhibición de mi proyecto. Casa Mediterráneo me llamó para que aportara fotografías para uno de sus eventos. Estas imágenes son unas tomas de la ciudad de Alicante.

En cuanto a su estancia en la Residencia Creativa de Casa Mediterráneo, ¿cómo valora esta experiencia y la vida en Alicante?

Anteriormente estuve aquí por trabajo, pero sólo una semana y después me volví a Estados Unidos. Ahora me encuentro aquí durante un mes y es muy diferente a cualquier otro lugar donde he permanecido durante un largo tiempo. Estoy acostumbrada a grandes ciudades; crecí en Casablanca, me mudé a París, luego a Los Angeles… Me resulta divertido el hecho de que, por ejemplo, el encuentro que se celebró ayer (el pasado 8 de agosto), se convocara el día anterior (risas).

Me hace gracia, porque en ocasiones uno piensa que su manera de trabajar es exclusiva, pero hay otras formas de hacerlo, diferentes a las de las grandes ciudades. Depende del lugar en donde vivas, la forma de trabajar cambia según la cultura. De modo que me resulta muy atrayente estar en un sitio donde las dinámicas son distintas a las que estoy acostumbrada. Es una manera muy interesante de hacer las cosas, porque la gente es productiva, aunque de manera diferente.

Más información, en la web de Imane Djamil