Inicio LITERATURA Loranne Vella: “¿Qué pasaría si todo lo que creemos seguro, de repente...

Loranne Vella: “¿Qué pasaría si todo lo que creemos seguro, de repente desaparece?”

Compartir
Loranne Vella - © María Gilabert / Casa Mediterráneo

Loranne Vella es una premiada escritora, traductora y actriz de teatro maltesa, que durante el mes de octubre se encuentra en Alicante participando en la Residencia de Escritoras organizada por Casa Mediterráneo. Entre 2007 y 2009, Loranne co-escribió junto a Simon Bartolo los tres volúmenes de ‘Fiddien’, una trilogía de género fantástico, la primera escrita en maltés, que cosechó un enorme éxito entre los lectores y fue premiado con el National Book Prize.

En 2012 su siguiente novela, ‘MagnaTM Mater’, ganó el segundo premio de este galardón en la categoría de jóvenes adultos. ‘Rokit’, su última novela, publicada en 2017, es su primer libro dirigido al público adulto. Este libro, el más ambicioso hasta el momento de la escritora, tal como ella misma confiesa, recibió una excelente acogida de crítica y públio, y fue galardonado con el National Book Prize en 2018. Como sus trabajos anteriores, ha sido publicado por Merlin Publishers.

Vella también ha traducido varios libros para niños, dos de los cuales ganaron el Terramaxka National Children’s Books Prize en 2015 y 2016. La autora vive actualmente en Bruselas, donde además de trabajar como tradcutora para la Unión Europea, escribe y dirige el grupo artístico y de performance multidisciplinar Barumbara Collective. Su espectáculo de 2018, ‘Verbi: mill-bieb ‘il ġewwa’, se basó en la colección de relatos cortos de Vella ‘Mill-bieb ‘il ġewwa’ (take a look inside (me)), que será publicado el próximo mes de noviembre por Ede Books.

Con motivo de la charla que Loranne Vella va a protagonizar en el marco del Ciclo ‘Escritores y el Mediterráneo’ el miércoles 16 de octubre a las 19:30 h., moderado por la gestora cultural Marina Vicente, en la sede de la institución diplomática, la autora nos concedió una entrevista en la que evidencia su rechazo a las etiquetas y reivindica el poder de la literatura para enfrentarse a diferentes situaciones de la vida.

¿Cuándo empezó a escribir y qué pretende expresar con sus textos?

Siempre he escrito. Para mí, la escritura constituye la mejor forma de expresarme. Mi primer diario lo escribí con 10 años. Durante la adolescencia escribí poesía y diversas historias, pero no para publicarlas, y siempre en inglés. En 2004 fue cuando empecé a escribir en maltés. Mi primer libro, co-escrito junto a Simon Bartolo, supuso el inicio de una trilogía en el género de la fantasía para niños. Siempre habíamos leido este tipo de libros y nos propusimos escribir uno, pero en maltés, porque no había ningún libro de este género en esta lengua. Le presentamos a una editorial el principio de la historia y nos dijo que continuáramos, de modo que lo publicamos y obtuvo un éxito inmediato entre los lectores.

Esos momentos coincidieron con mi marcha de Malta, en 2005, para trabajar como traductora en la Unión Europea. Me trasladé a Luxemburgo con el Parlamento Europeo y de repente la lengua maltesa comenzó a ser más y más importante. En esa época Malta se adhirió a la Unión Europea y el maltés se convirtió en una lengua oficial de la UE. De repente, los malteses comenzaron a sentirse orgullosos de su lengua.

Cuando empecé a trabajar como traductora me dieron unas instrucciones muy precisas en Luxemburgo. Estaba fuera de Malta y trabajaba en maltés. Antes, vivía en Malta y enseñaba inglés. Fue un gran cambio. Mi jefe en esa época me dijo: “A partir de ahora, todo lo que escribas hazlo en maltés, incluso una tarjeta de cumpleaños”. En Malta, en general tendíamos a escribirlo todo en inglés, aunque habláramos en maltés. Lo hice y nunca he dejado de hacerlo. Entonces, redescubrí el maltés. La gente está volviendo a escribir en esta lengua y hay muchas más publicaciones que antes.

¿Qué temas se abordan en la trilogía? La fantasía puede ser un buen instrumento para tratar asuntos importantes de la vida real.

En la trilogía hay dos niveles: el real y de la fantasía. De modo que en los libros hay mucha vida real. Los personajes son niños, primos, abuelos, padres…  diferentes grupos de edad. De hecho, la trilogía la han leído personas de todas las edades, no sólo niños, porque la gente puede conectar con diveros personajes. Para mí era muy importante crear personajes que parecen y suenan familiares, como quien vive en la casa de al lado. El énfasis está puesto en las relaciones entre los diferentes personajes, cuando alguien se enamora por primera vez… Nadie es igual a los 12 años que a los 15. Por eso, intentamos crecer con cada libro -entre los volúmenes hay un año de diferencia- y nos enfocamos en los diferentes asuntos a los que te tienes que enfrentar en cada etapa.

En el nivel de la fantasía siempre aparece el personaje malo. El tema central de la trilogía es precisamente la elección que tienes que tomar en tu vida y el camino que sigues si has escogido la decisión acertada o la equivocada. Esta situación se da cuando tienes 14 o 15 años; hay que decidir qué camino escoges para crecer y convertirte en un tipo determinado de persona. Esa idea de llegar a ser ese alguien continúa en ‘MagnaTM Mater’, que también aborda el tema del cambio climático y el ciberespacio. Este libro y ‘Rokit’ están ambientados en el futuro.

En ‘MagnaTm Mater’ la protagonista es una chica de 15 años que está en ese momento de la vida en el que ya no se es una niña, ni tampoco una adulta. Creo que todo el mundo experimenta esa sensación de incertidumbre sobre qué es lo siguiente, cuál será la dirección acertada. Eso es algo que me interesaba mucho.

Loranne Vella: "¿Qué pasaría si todo lo que creemos seguro, de repente desaparece?" en DESTACADOS LITERATURA
Novelas de Loranne Vella – © María Gilabert / Casa Mediterráneo

Háblemos de ‘4 rooms’, un proyecto que une performance y fotografía.

Ritty Tacsum es una joven fotógrafa maltesa y ésta es una de sus primeras exposiciones. ‘4 rooms’ simboliza las cuatro habitaciones que tienes que atravesar para conectar, para conocer realmente a una persona. La primera habitación es la piel; la segunda estancia es el cuerpo; la tercera es la mente; y la última, el corazón.

La muestra fotográfica se desarrolla en cuatro habitaciones y creé una historia en maltés en torno a una mujer, aunque sólo proporciono indicios de su género para que el público lo vaya descubriendo en el transcurso de la performance. Vive en Valeta, le gusta hacer fotos y un día ve a una chica a la que poco a poco va fotografiando y acercárndose cada vez más, con la lente de la cámara, tomando detalles, como su piel o su pelo, hasta que finalmente se encuentran y hablan. Su relación se va desarrollando hasta que se afianza.

Yo misma hago la lectura dramática, interpretando los textos. Me visto con ropa que hay en las habitaciones e invito a la audiencia a que me acompañem recreando los escenarios de la historia. El evento se desarrolla en maltés, pero el libro se ha publicado en dos idiomas.

¿Tiene previsto que algunas de sus obras se traduzcan al español?

Me encantaría que se tradujeran al español, ya que es una lengua con muchísimos hablantes en todo mundo, pero también a otros idiomas, porque el maltés es leído por tan solo unos pocos miles de personas. Por ello, es muy importante para nosotros, quizás mucho más que para otros países, traducir los libros. El National Book Council está ayudando a muchos autores a ser traducidos, pero es complicado encontrar editores. Espero que tras mi estancia en Alicante, donde estoy tratando esta posibilidad con una editora, pueda publicar alguna de mis obras en español.

¿En qué se diferencia ‘Rokit’, que va dirigida a un público adulto, de sus anteriores novelas?

‘Rokit’, aunque trata algunos asuntos abordados en mis otras novelas, es completamente diferente. Tiene lugar en el futuro, en el mismo lugar ficticio que ‘Magna Mater’. Sin duda, ‘Rokit’ es mi trabajo literario más ambicioso. Antes de escribirlo, me llegué a ver incapaz de hacer una novela para adultos. Hasta entonces, había sido etiquetada como una escritora de literatura infantil; pero no me gustan las etiquetas. Cuando escribí ‘Magna Mata’, me etiquetaron como una escritora de literatura juvenil. Con cada novela era etiquetada de una manera distinta. Soy una escritora, sin más. También se me ha etiquetado como una “escritora de mujeres”, un apelativo que odio. Cuando alguien me dice que lidero la esctitura femenina, respondo ¿por qué? ¿Le dirías a un escritor, por el mero hecho de ser hombre, que lidera la escritura masculina? Es algo que trato evitar. Quiero que tan sólo me consideren escritora.

Cuando estaba escribiendo ‘Rokit’ hice un experimiento: Quise que pareciera que la escribía un hombre, de tal manera, que si mi nombre no figurara en la portada, la gente pensara que el autor podría ser masculino. A veces, cuando lees un libro resulta muy obvio si está escrito por un hombre o una mujer. En mi obra no lo quise dejar claro; hasta muy tarde en la historia no se descubre realmente. En el contexto de ‘Rokit’ aparece el problema del cambio climático. Imaginé que dentro de 15 años gran parte de Malta, debido a tsunamis, terremotos y otras catástrofes naturales, queda sumergida bajo el mar.

Las telecomunicaciones dejan de funcionar y muchos de sus habitantes deben ser evacuados. La realidad que conocemos y que creemos garantizada para siempre, deja de existir. Quería plantear esta posibilidad: ¿Qué pasaría si todo lo que creemos seguro e inamovible, de repente desaparece? ¿Qué haríamos? En Malta tenemos muchos problemas con los refugiados. Hay gente que adopta una actitud generosa y ayuda, y otra parte de la población, más egoísta, los rechaza. Traté de crear una situación en la que los malteses tuvieran que abandonar la isla y buscar ayuda, sin encontrarla. Que se vieran tratados de la misma manera en la que nosotros tratamos a los refugiados. El hecho de que disfrutes de una vida cómoda en tu hogar no significa que siempre vaya a ser así. Esto es algo que me interesa mucho.

Antes me preguntabas por qué escribo. Trato de crear personajes y los coloco en diferentes situaciones para ver cómo se enfrentarían a ellas. A lo largo de toda mi vida, cuando me voy a dormir imagino historias y algunas de las que aparecen en mis libros las he soñado durante años.

Loranne Vella: "¿Qué pasaría si todo lo que creemos seguro, de repente desaparece?" en DESTACADOS LITERATURA