Inicio LITERATURA Mokthar Amel Ayari, escritora tunecina: “El gen de la inteligencia es el...

Mokthar Amel Ayari, escritora tunecina: “El gen de la inteligencia es el X”

Compartir
La periodista y escritora tunecina Mokthar Amel Ayari está considerada como una de las autoras más destacadas de su generación. Su primer libro fue publicado en 1993 y desde entonces su producción literaria ha alcanzado las diez novelas, una de las cuales fue prohibida en su país durante seis años. El motivo: abordar temas tabúes en la sociedad tunecina, como relaciones de amor poco convencionales o la pedofilia, que le han valido un clamoroso reconocimiento entre los lectores, al tiempo que fuertes ataques por parte del oficialismo.

Mokthar Amel Ayari se encuentra en Alicante durante todo el mes de septiembre junto a la escritora argelina Houda Darwish, invitada por Casa Mediterráneo para participar en la primera Residencia de Escritoras del Mediterráneo, una iniciativa que les brinda la oportunidad de escribir sin las obligaciones de la vida cotidiana y de establecer vínculos con escritores y editores de ámbito nacional y local.

¿Qué temas abordan sus libros? 

Escribo sólo novelas. Mi primera obra fue editada por una famosa editorial libanesa, de hecho fui la primera escritora tunecina publicada por este sello. La novela cuenta la historia de una joven tunecina que parte de Túnez hacia Europa para vivir una vida libre en la ciudad alemana de Bonn. El personaje principal vive una historia de amor entre ambos países. Esta obra me supuso un gran debut, todo el mundo hablaba de ella, en los cafés, en las calles… y obtuvo excelentes críticas. Pero también recibí muchos ataques por parte de periodistas, escritores, críticos… por abordar un tema tabú en mi país.

Mi respuesta fue escribir otro libro (risas), que ya va por la segunda edición. El gobierno tunecino impidió que la obra se distribuyera en las librerías, al tratar otro tema tabú: la violencia sexual hacia los niños, la pedofilia. Mis novelas siempre versan sobre tabúes, temas de los que el discurso oficial nunca habla. Mi experiencia es muy complicada, pese a que tengo muchos lectores. Mi libro ‘Broken chair’ (Mecedora rota) es la historia de una mujer que trabaja en la Facultad de Letras como profesora de árabe y está narrada en forma de flashbacks. Técnicamente, hace cuatro versiones de sus recuerdos. Cuenta a cuatro hombres la terrible experiencia de una violación que sufrió: a un amigo, a su marido, a su ex amante y a su padre, que está enfermo postrado en una silla de ruedas y no habla. El libro fue publicado en Túnez en 2008, llegando a convertirse en un best seller tras la revolución.

¿Por qué considera que los hombres ponen freno a los avances de la mujer en ciertas sociedades árabes?

Mokthar Amel Ayari, escritora tunecina: "El gen de la inteligencia es el X" en DESTACADOS LITERATURA
Mokthar Amel Ayari  y Houda Darwish – © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

Personalmente, creo que las mujeres tienen una gran inteligencia. El gen de la inteligencia es el X. Las mujeres, en todo el mundo y en todas las situaciones, se adaptan y encuentran soluciones a todos los problemas. Los hombres dominan a la mujer porque ésta lo soluciona todo y tienen miedo a la muerte de la masculinidad. Los hombres saben que las mujeres son más fuertes, y aunque no lo digan, en el fondo lo reconocen. Creo que los hombres sienten celos de las mujeres fuertes e inteligentes. Una mujer intelectual supone un peligro para ellos. Por mi experiencia en Túnez, el primer Presidente en la Constitución cambió por completo el estado civil de la mujer a su favor: las mujeres pueden demandar el divorcio, solicitar la custodia de los hijos, pedir la nacionalidad para su descendencia… No obstante, aunque la legislación sea avanzada, no hay una aplicación real de esos derechos en la vida real. La situación legal de las mujeres está más avanzada que la sociedad.

En este contexto, mi experiencia como escritora resulta muy difícil porque hablo de tabúes, la sociedad tunecina está degradada, ha habido grandes retrocesos, aunque sobre el papel todo vaya bien. Nuestro el nuevo Presidente ha emprendido una batalla contra los islamistas para que las mujeres puedan obtener su herencia en condiciones igualitarias a sus hermanos hombres. Recientemente, se ha aprobado una nueva ley que permite a las mujeres musulmanas tunecinas casarse con un hombre de otra religión.

¿Qué papel cree que puede tener la literatura para cambiar situaciones de injusticia e inequidad?

Los libros pueden tener un gran efecto para favorecer cambios. Las obras que escribo aportan fuerza a quienes las leen. Personalmente, creo que la escritura es un arma muy fuerte, eficaz e influyente. Puede cambiar las ideas de la gente. Los derechos, sin un cambio de mentalidad, no sirven para nada. Los derechos se sustentan sobre la mentalidad y los valores.

¿Qué supone para usted participar en esta primera Residencia de Escritoras en Alicante?

Es la primera vez que estoy en esta ciudad y me siento muy orgullosa de poder permanecer durante una estancia tan prolongada. Agradezco a Casa Mediterráneo esta oportunidad, así como la hospitalidad y la generosidad de la gente. Mi intención es escribir una novela en Alicante y, si fuera posible, editarla aquí.