Inicio LITERATURA Tea Tulic y Marija Andrijašević, una muestra de la rica escena literaria...

Tea Tulic y Marija Andrijašević, una muestra de la rica escena literaria croata

Compartir
Tea Tulic y Marija Andrijašević - © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo
Tea Tulic y Marija Andrijašević son dos jóvenes escritoras croatas que acaban de pasar el mes de enero en Alicante invitadas por Casa Mediterráneo para vivir la experiencia de participar en su Residencia de Escritoras. Ambas han aprovechado su estancia en la ciudad para avanzar en sus respectivos trabajos literarios, acercar al público español la situación social y literaria de su país y escribir un poema conjunto sobre sus vivencias en Alicante que espera ver la luz próximamente.

Tea Tulic y Marija Andrijašević, una muestra de la rica escena literaria croata en DESTACADOS LITERATURA
Marija Andrijašević – © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

Marija Andrijašević (1984, Split) es poeta y traductora. Tiene un Master en Literatura Comparada y Etnología y Antropología Social (2015) por la Universidad de Humanidades y Ciencias Sociales de Zagreb. En el año 2007 fue galardonada con el Premio Goran para jóvenes poetas por su libro de poesía David, they did things to me. Ha publicado sus poemas en revistas literarias, así como en la selección italiana de poesía de los Balcanes Voci di donne della ex Jugoslavia. Periódicamente traduce poesía contemporánea norteamericana para el tercer programa de la radio croata y entrevista a mujeres escritoras de los Balcanes para voxfeminae.net.

Su poesía ha sido traducida al eslovaco, italiano, ucraniano, inglés, polaco y rumano. Vive en Zagreb y trabaja para el  Student Centre Zagreb, Culture of Change como PR y community manager. En 2018 recibió una beca anual del Ministerio de Cultura de Croacia para contribuir a su primera novela en proceso, Grad na vodi (The City on the Water), cuyos últimos capítulos ha ido cerrando durante su estancia en Alicante.

Tea Tulic y Marija Andrijašević, una muestra de la rica escena literaria croata en DESTACADOS LITERATURA
Tea Tulic – © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

Tea Tulić nació en Rijeka en 1978. Su prosa ha sido publicada en varias revistas literarias nacionales e internacionales, como McSweeney de San Francisco. En 2011 ganó el premio Prozak al mejor manuscrito de un autor menor de 35 años por el libro de prosa Kosa posvuda (Hair everywhere), que fue reconocido por el Ministerio de Cultura croata como una de las mejores novelas de 2011. La obra ha sido traducida y publicada en Reino Unido, Italia, Macedonia y Serbia, y fue semifinalista de los premios internacionales de literatura del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo en 2018. 

Forma parte del jurado del concurso internacional de literatura Lapis Histriae y del grupo literario RiLit de Rijeka. Junto con Enver Krivac y el colectivo musical Japanski Premijeri en 2004 publicó en Bandcamp el álbum de palabras habladas Albumče (Little Album). Y en 2007 vio la luz su libro de prosa poética Maksimum jata (The Maximum of Flock). 

La tarde antes de que abandonaran nuestro país, Tea Tulic y Marija Andrijašević protagonizaron una tertulia organizada por Casa Mediterráneo con personas interesadas en conocer sus obras y el panorama literario actual de Croacia.

¿Cuáles son los temas más recurrentes en vuestras obras?

Tea Tulic.- Los roles familiares, mis personajes son principalmente femeninos; para mí es muy importante escribir sobre las mujeres. También me interesa el tema del hogar, qué significado tenía antes y qué supone ahora para las mujeres. Asimismo, escribo sobre mi ciudad natal y la “heroica” clase trabajadora, personas que ya no tienen trabajo debido al capitalismo salvaje en mi país. Esencialmente, mis escritos son breves piezas poéticas acerca de la vida de la gente corriente, que cuestionan las relaciones.

Marija Andrijašević.- Entonces, básicamente cubres todos los temas. (Risas de ambas).

En mi trabajo poético, abordo el tema de la muerte y el drama que sobreviene tras sucesos como éste. También me ocupo de la vida que nos deja de suceder cuando sufrimos y cómo tendemos a ficcionalizar muchas cosas, cómo creamos narrativas en nuestra mente para sobrevivir cuando no estamos viviendo mientras sufrimos.

En mi prosa también trato estos temas, pero de otra manera. Los confronto con cuestiones de clase, de la clase trabajadora. Qué ocurre cuando la clase trabajadora se enriquece o recibe educación, cómo cambian sus perspectivas y cómo eso afecta a su lugar de origen, familia, amigos, etc.

La guerra que afectó a Croacia a principios de los años 90 aún persiste en el imaginario colectivo, pese a que el país ha experimentado grandes cambios desde entonces. ¿Qué papel creéis que desempeña la literatura a la hora de mostrar una imagen más acorde a la realidad de un país? 

Tea.- Recomendaría que la gente leyera a varios escritores croatas, por supuesto. Tenemos una escena literaria muy rica, especialmente jóvenes mujeres que escriben de forma fantástica y que cubren todo tipo de temas.

En este periodo tras el drama de la posguerra y de postransición,  no se aborda demasiado el tema de la guerra, pero sí sus consecuencias. No obstante, es sólo una parte de la literatura. Los autores están escribiendo sobre cualquier cosa que les ocurre en sus propias vidas, lo que siempre arroja algo de luz sobre nuestra sociedad. Por supuesto, ésta sería la mejor manera de conocer Croacia. Recomendaría leer a Olja Savičević, que estuvo aquí antes que nosotras, y ha publicado un libro en español (Adiós, vaquero).

Y ahora voy a hacer publicidad de mi ciudad (risas), porque este año Rijeka es la Capital Cultural Europea, de modo que tenéis que venir a conocer todo lo que allí se está cociendo.

No obstante, volviendo a la pregunta, todavía seguimos mentalmente estancados en la guerra. Incluso, ideológicamente tenemos asuntos no resueltos de la II Guerra Mundial.

Tea Tulic y Marija Andrijašević, una muestra de la rica escena literaria croata en DESTACADOS LITERATURA
Tertulia con Tea Tulic y Marija Andrijašević, moderada por Rosa Cuadrado – © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

Marija.- Creo que lo que pueden hacer los escritores para luchar contra los estereotipos es escribir sobre asuntos que les preocupan ahora para así participar en el debate y esperar del lector que también se comprometa, de tal manera que se pregunte a sí mismo: “Por qué tengo estos estereotipos, qué sucede en mi comunidad para que me los provoque, cómo puedo enfrentarme a ellos, por qué tengo tanto miedo…”. Los estereotipos te facilitan una rápida definición de las cosas, te muestran la superficie. Pero tenemos que estar de acuerdo en que nuestros lectores son inteligentes y debemos desafiarnos mutuamente para combatir los estereotipos juntos.

¿Cuál es el panorama actual de la industria editorial en Croacia? 

Tea.- Actualmente en Croacia hay muchas oportunidades para los jóvenes autores. Existen muchos concursos literarios. Para mí fue así. Gané a un certamen para jóvenes escritores. Si eres bueno, te verán, serás escuchado, obtendrás tu espacio… No existen los mismos problemas que había hace veinte años; entonces era mucho más duro. Por supuesto, actualmente hay mucho de todo debido al espacio abierto, pero creo que todo trabajo con calidad acaba saliendo a la superficie.

Marija.- Yo sólo puedo hablar desde mi propia perspectiva y lo que veo es que los escritores que ya han publicado tienen más fácil acceso a las editoriales. No es tan difícil para ellos publicar su segundo, tercer o quinto libro. Sin embargo, para los autores que están empezando creo que en Croacia la parte más importante del proceso de publicación son los premios; así es como consigues algún tipo de reconocimiento, entonces el editor se fija en ti y se completa el círculo. Pero depende, si estamos hablando de literatura en su conjunto, se trata de algo elitista. Hay  universidades dedicadas a enseñar literatura; hay un tipo especial de discurso que sólo se ocupa de la literatura en cuanto a quién pertenece. No es igual para todo el mundo acceder a una editorial, a los premios,… Pero creo que el talento siempre encuentra un camino. Es como una pauta, no importa de donde vengas, de alguna manera el talento siempre emerge.

¿Cómo está siendo vuestra experiencia en Alicante? Vuestros compatriotas croatas que han participado en las jornadas dedicadas a vuestro país coinciden en señalar que España y Croacia tienen mucho en común debido a que ambos comparten la esencia mediterránea.

Tea.- Desde mi punto de vista, estoy de acuerdo. Incluso antes de que viniera a Alicante, solía decir que mi identidad geográfica es mediterránea. Éste es el espíritu que me gusta. Aunque no hemos conocido a muchas personas, destacaría que aquí la gente es cálida pero no intrusiva y eso es algo que me encanta. En cuanto al tipo de vida, Marija y yo lo hemos comentado mucho estos días y estamos de acuerdo en que, desde un conocimiento superficial, aquí se vive bien. Y quizás tenga más cualidades que Croacia. De todos modos, somos dos mujeres procedentes de la costa croata…

Marija.- Esto es como volver a casa, pero a una casa diferente, con un idioma distinto. La gente es similar a la de la costa croata, el ritmo de vida,… En cuanto a la Residencia de Escritoras en la que hemos participado se trata de una ciudad, a la vez, lo suficientemente grande y pequeña para escribir. Puedes tener tiempo suficiente para sentarte y crear; siempre hay algo interesante que ver o visitar; lo cual resulta inspirador.

Tengo entendido que habéis estado escribiendo en Alicante. ¿Me podéis contar qué habéis elaborado?

Marija.- Sí, estoy terminando mi primera novela. Es una historia que transcurre en mi ciudad natal, Split, en los años 90. La protagonista es una mujer en la treintena que vuelve a casa para saldar cuentas con su padre, que se está muriendo, y tratar de recuperar lo que exactamente les sucedió desde el final de la guerra, su educación, su paso por la universidad… Espero terminarla al inicio de esta primavera.

Tea.- Me encuentro en el comienzo de mi tercera novela, de manera que no puedo hablar mucho sobre ella. Me ha venido muy bien venir aquí porque he tenido espacio para clarificar mi mente sobre en qué dirección debería ir con esta nueva novela. He hecho unas construcciones muy básicas. Y también he escrito unas viñetas, a las que he llamado ‘Postales desde Alicante’, porque me encanta escribir acerca de los lugares donde me encuentro. No son postales físicas, pero me gusta llamarlas así porque para mí lo parecen; son pequeñas piezas de prosa poética.

¿Tienes previsto publicar estas postales? 

Tea.- Me gustaría traducirlas al inglés, después al español y luego publicarlas en algún lugar on-line.

¿Es un trabajo conjunto?

Marija.- No, pero empezamos a escribir un poema juntas, que está todavía en proceso.

Tea.- Es un poema muy lindo y gracioso.

Marija.- Tiene que ver con Alicante, pero también con nuestros estereotipos, cómo nos enfrentamos a ellos… Creo que será una lectura interesante cuando lo terminemos.

Tea.- Intentaremos traducirlo al castellano para que la gente de aquí tenga la oportunidad de leerlo.