Inicio PINTURA La artista argelina Mouna Bennamani apuesta por la resiliencia en el arte

La artista argelina Mouna Bennamani apuesta por la resiliencia en el arte

Compartir
Mouna Bennamani - © María Gilabert / Casa Mediterráneo
La joven artista argelina Mouna Bennamani se encuentra en Alicante para inaugurar el nuevo programa de Casa Mediterráneo ‘Jóvenes Líderes del Mediterráneo’ orientado a crear lazos de unión entre artistas locales y de otros países del Mare Nostrum que den como resultado una red de enriquecimiento mutuo y proyectos comunes.

Mouna Bennamani, pese a su juventud, tiene tras de sí una sólida y prometedora trayectoria artística que la ha llevado a participar en programas como “Femmes d’Avenir en Mediterranée” en París (2017), a organizar la primera edición del proyecto MAAEN Art Connection en Argelia en Argel (2019) o a formar parte de diversos festivales y bienales, como Firarte 2017 en Granada o Imago Mundi 2015, organizada por la Fundación Benetton (Bienal de Viena).

La artista plástica ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas, entre ellas en el Encuentro Internacional de Arte Mediterráneo en 2019 en Alicante, así como en diversas residencias artísticas, una de ellas, ‘A Quemarropa’, celebrada también en esta ciudad en 2018.

La obra de Bennamani no está exenta de polémica, al abordar temas tabúes en la sociedad argelina como la ocultación del cuerpo de la mujer o la virginidad, asuntos que trata con obras repletas de simbolismo, donde la deconstrucción es una parte fundamental para la reconstrucción. La artista participó el pasado 19 de noviembre en un encuentro organizado por la institución diplomática, que supone el punto de partida del ciclo ‘Jóvenes Líderes del Mediterráneo’.

La artista argelina Mouna Bennamani apuesta por la resiliencia en el arte en DESTACADOS MUJER PINTURA
Mouna Bennamani – © María Gilabert / Casa Mediterráneo

¿En qué consiste el proyecto MAAEN Art Connection que usted ha organizado en Argelia?

Maaen significa “juntos” en árabe. Se trata de un proyecto artístico que se divide en dos fases: una residencia artística y la exposición de los trabajos que salgan como resultado de la misma. Se denomina “MAAEN” es debido a que dos artistas de disciplinas diferentes se encuentran y trabajan juntos en una misma obra. Son creaciones híbridas, una combinación entre danza, expresión corporal, escultura, artes plásticas… que surgen en un encuentro internacional que tiene lugar en Argelia. Entre los artistas participantes se encuentra uno español, Ro Caminal, que procede de Barcelona.

Es la primera edición, pero me gustaría que en un futuro hubiera muchos más artistas internacionales que vengan a conocer el concepto artístico de Argelia.

¿Los artistas participantes tienen que ceñirse a alguna temática específica?

No, la temática es libre. Lo importante para nosotros es que haya una colaboración entre los sujetos.

En su propia obra está muy presente la figura de la mujer y el Mediterráneo. ¿Qué pretende transmitir a través de sus creaciones?

Mi obra no sólo habla de la mujer, pero sí trabajo mucho con las diferentes facetas del cuerpo femenino, borrándolo. En las culturas árabe y musulmana se oculta el cuerpo de la mujer. Yo trabajo sobre la reconstrucción de símbolos, como el de la pureza del cuerpo femenino, de su sacralización, de la virginidad…

Algunas de sus obras incluyen el velo. ¿Qué pretende decir con ello?

Precisamente hice una exposición aquí en Alicante donde el velo aparece como una metáfora. Lo importante es todo lo que conlleva en velo, más allá de la prenda en sí, que esconde muchas cuestiones invisibles.

La artista argelina Mouna Bennamani apuesta por la resiliencia en el arte en DESTACADOS MUJER PINTURA
“Sacralización”, por Mouna Bennamani

Hay una obra que es muy importante para mí, titulada “Sacralización”, una metáfora de un ritual que se hacía antiguamente en Argelia la noche de bodas. En el tejido blanco se esperaba la mancha roja de la virginidad. Aunque este ritual ya no se practique en la actualidad en mi país, lo que pretendo mostrar es la idea social que lleva consigo la virginidad. Esta pieza se exhibió hace un año en Argel en un espacio del patrimonio nacional.

Supongo que generaría polémica en su país.

Claro, es importante hablar de estos temas desde diferentes puntos de vista. Ha habido respuestas muy violentas, no sólo por parte de hombres, sino también de mujeres. Eso es precisamente lo que lo hace interesante. Lo más importante en mi trabajo es el potencial de la construcción después de la deconstrucción, la resiliencia.

¿Desde su punto de vista como artista, cuál es la situación actual de la mujer en Argelia?

Hoy en día, en Argelia se habla mucho de la discriminación positiva hacia la mujer. Ha habido avances desde el punto de vista jurídico, pero en una sociedad que rechaza la visibilidad del cuerpo femenino en espacios urbanos, especialmente por la noche, la situación progresa con enorme lentitud.

Desde el pasado mes de febrero se libra una revolución en Argelia y la idea que se repite es: “No hay libertad para una sociedad sin la libertad de sus mujeres”. La liberación de las mujeres es un gran trabajo que se está forjando en el país.

Para un artista, vivir del arte es difícil en cualquier lugar del mundo. ¿Cómo lo es en Argelia?

Creo que es difícil ser artista en todo el mundo. Imagínate ser artista, mujer y en Argelia… Es una lucha permanente, pero no me parece que sea más complicado en Argelia que en cualquier otro lugar. Viajo regularmente y creo que en la India es muy difícil, pero también en Nueva York, donde hay tantos artistas. Vivir del arte es difícil en general en el mundo actual.

En algunas de sus obras dice que a través de la oscuridad se percibe la luz. ¿Puede desarrollarnos esta idea?

Ese trabajo habla de un “rasgón”, una rotura. Surge a raíz de un encuentro que tuve con una persona que vivía en la calle, y cuento cómo alguien con estudios, que se expresa muy bien, que tenía su trabajo, acaba así. En su discurso hablaba mucho del “rasgón”. Esta persona trabajaba en la radio y en la televisión en Argelia durante los años 90, afectados por el terrorismo. En esa época, quienes trabajaban en los medios de comunicación vivían amenazados. En su momento, este periodista decidió huir del país, y regresó años después porque quería morir en Argelia. Pero al volver, la Argelia que conocía ya no era la misma, ni el país le reconocía a él. Hay muchísimas historias como la de este hombre. Para mí era muy importante materializar esta herida.

La artista argelina Mouna Bennamani apuesta por la resiliencia en el arte en DESTACADOS MUJER PINTURA
“Crónica de un rasgón”, por Mouna Bennamani

¿Qué supone para usted formar parte de esta nueva red de Jóvenes Líderes del Mediterráneo?

Creo que es importante crear puentes entre los países del Mediterráneo. Para mí, estar en Alicante es como estar en Argel. Compartimos la misma luz, la misma relación entre las personas, muchas similitudes culturales. Ahora estamos plantando las semillas para que en un futuro fructifiquen proyectos conjuntos.

Más información, en la página de Facebook @Moun.bennama y la cuenta de Instagram @bennamanimouna